El interrogante surge a consecuencia de la puesta en funcionamiento de una comisión bicameral en la Legislatura que analizará de aquí a marzo próximo la factibilidad –incluso constitucional- de separar el comicio distrital de la cita cívica provincial y nacional. La presunción habilitaría a acelerar algunos incipientes armados de tinte electoral, que con sus más y sus menos vienen conversando y trabajando al respecto. Y con un oficialismo territorial –enrolado, según se sabe, en el Frente Renovador, promotor de esta petición- gobernando el municipio de Necochea y queriendo que el intendente Facundo López compita por renovar su mandato por otros cuatro años. Todo ello frente a sectores de la oposición interesados en conformar y proponer otro tipo de ofertas

La política de la Provincia de Buenos Aires, especialmente la que se respira y se transpira en los municipios, podría verse seriamente movilizada y nerviosa en las semanas que vienen ante la posibilidad de que la elección para la renovación de los titulares de las Intendencias se adelante, o sea que se sitúe por fuera del cronograma que se presumía –algo que aún puede suceder por cierto- iba a darse con la realización de las primarias en agosto venidero y el comicio general en el lejano octubre de 2019.

La creación de una comisión bicameral que se habilitó estos días en la Legislatura para analizar el presunto desdoblamiento de la elección nacional de la provincial, por donde se cuela la selección de gobernador y vice, y probablemente la de intendentes, como así las mitades de los Concejos Deliberantes y de los Consejos Escolares, ha puesto en alerta tanto a los oficialismos como a los opositores de cada distrito de la principal provincia de la Argentina.

La aludida bicameral estará conformada por 18 miembros -8 senadores y 8 diputados provinciales-, previéndose que produzcan opinión sobre la factibilidad legal, técnica, política y constitucional de esta movida que tendrá, para un lado o para el otro, secuelas en la construcción electoral a darse en 2019.

La idea de llevar adelante este cambio sobre la resolución electoral en territorio bonaerense no es nueva. El líder del Frente Renovador, Sergio Massa, se lo informa y se lo confirma como el fogonero de la movida, con el impacto que esto podría darse en, por ejemplo, el distrito de Necochea, donde está asentado un dirigente surgido de sus filas, tal el caso de Facundo López, intendente y gobernante municipal desde diciembre de 2015.

¿Elección de intendente, en una jornada de domingo, con la única resolución para puestos municipales, incluso separado tal comicio de la resolución de otros cargos democráticos provinciales, como la circunstancia de elegir gobernador, vice y diputados por la Quinta Sección Electoral? ¿O una convocatoria cívica de carácter bonaerense, con toda la lista: gobernador, vice, diputados por la Sección, y los mencionados puestos comunales?

Es cierto que Sergio Massa hace mucho que no se lo ve por aquí, lo que habilita a preguntar ¿algún paso diferente del intendente de Necochea, alineado con el dirigente de Tigre?

No menos cierto es consignar que igual que el jefe comunal local tiene canales abiertos y fluidos con los funcionarios provinciales que, enrolados en el frente Cambiemos, lo habrían tentado en algunas ocasiones, especialmente antes de las legislativas de 2017, para sumarse a las filas del oficialismo bonaerense.

“Facundo (por López) tiene excelentes relaciones con las autoridades de La Plata, pero de allí a todo que se elucubra en Necochea hay una distancia grande. Claro que en política nunca digas nunca”, admitió un veterano dirigente político que viene siendo observador de aquel lejano PJ renovador de la década del ‘80, que fue menemista-duhaldista, que se acercó al fogón de los ex gobernador Carlos Ruckauf y Felipe Solá, y que también se animó a caminar los pasillos de lo que fue la desastrosa gestión de Daniel Scioli en La Plata. O sea una fuente que conoce más de lo que se puede contar por aquí.

La cuestión es que esta misma voz fue la que apuntó un dato que, me sugirió, lo atase con hilos de seda, sin mucho rigor o sustento: “No vaya a ser que por allí –hablando de Necochea- se esté votando a intendente entre abril y mayo de 2019. No te sorprendas. Todo puede ser”.

¡Plot! Dibujaría Dante Quintero, el desaparecido dibujante argentino que creó, entre otros, a Patoruzú e Isidoro Cañones, informando la sorpresa de un decorado político-electoral que, de ser así, movería rápidamente las estructuras de organización electoral que empiezan a desperezarse cuando aún ni llegó el nuevo verano.

La cuestión es que los resultados de lo que surja de aquella bicameral, cuyo dictamen no será vinculante y que requiere, de darse un cambio en cuanto a fechas de elecciones desdobladas, la aprobación de una importante mayoría de la Legislatura al igual que el consentimiento de cada Concejo Deliberante –es lo que se dice, en calidad de adhesión comunal- abre la suposición de que Necochea, incluida en esa lista de 20 comunas que aplicarían, además, el sistema comicial con boleta única, podría ver reducido el lapso para resolver varias cuestiones que son de manual: internas partidarias o de frentes electorales –se supone que se suprimirían en este marco las primarias-, el desarrollo de una brevísima campaña electoral, y la elección de intendentes, ediles y consejeros escolares que, designados democráticamente en esos tiempos otoñales, estarían jurando en diciembre –dentro de un año-, abriéndose una brecha de casi 7 meses entre una fecha y el probable día de la asunción.

En los pasillos del municipio de Necochea, además de atender el frente de tormenta financiero que se le presenta a la administración en estas semanas de este fin de año –pago de salarios de noviembre, medio aguinaldo, posible bono, repuestas al medido de recomposición por el desfase inflacionario y el acopio para hacer frente a los sueldos de diciembre- se charla de esto: “Y sí, capaz que se adelanten las elecciones en las comunas y nosotros estaríamos ahí. Si somos de Massa y Sergio habría pedido que se realizaran comicios en sus municipios en forma adelantada, deberemos estar en ese conjunto de lugares a votar antes de lo previsto.”.

El escenario sería, para ejemplificar, que tal adelantamiento significaría separar la elección nacional de presidente y vicepresidente de la Nación, al igual que la lista de postulantes a diputados nacionales por la Provincia de Buenos Aires, de la selección de gobernador y vice, diputados provinciales por la Quinta Sección Electoral –en diciembre de 2019 culminan los mandatos de los locales Martín Domínguez Yelpo y Roberto Rago-, intendentes, concejales y consejeros escolares.

O la máxima que siempre han planteado política y electoralmente las comunas cuando los vientos no soplan del todo bien en otros planos: que el comicio para seleccionar un nuevo intendente y renovar el HCD y los Consejos Escolar tenga una jornada cívica exclusiva, generando un abordaje y una deliberación netamente local, lo que redundaría en tomar distancia de la discusión política nacional y provincial que, guste o no, termina ensombreciendo buena parte de la resolución y el debate territorial.

“No te olvides pibe –dirigiéndose aquella fuente a este periodista- que los Concejos Deliberantes tienen que empezar a sesionar en 2019 el 1º de marzo, como lo hace el Congreso Nacional y la Legislatura provincial.

Será para esa época que se estaría conociendo el ideario electoral de la gobernadora María Eugenia Vidal, la estrategia de Cambiemos y su repercusión en cada municipio, “con marcos diferentes para lo que son las comunas del conurbano en comparación con las del interior, como la de tu distrito”, dio cuenta.

Si nada de esto se llevara adelante, el cierre de precandidatos se concretaría en junio, como siempre ha venido ocurriendo estos años, abriéndose un breve tiempo para la campaña previa a las primarias a tener lugar en agosto, y ya, con los candidatos definidos, ir raudamente hacia la elección general de octubre, simultánea con la Nación. Se recuerda que la competencia presidencial para definirse en ese décimo mes de 2019 requiere que la fórmula logre en aquella máxima instancia más del 45% de los votos nacionales o un porcentaje superior al 40% con una diferencia de 10% con el segundo. Si no es así, se habilita la segunda vuelta o ballotage para fines de noviembre.

Volviendo a la probable puja distrital, los movimientos políticos podrían incrementarse en forma importante en este verano ante la suposición de que todo eventualmente se adelantaría, con un enero que se supone de descanso y de vacaciones, algo que no sería tan así.

“Hay que tener todo armado y resuelto por si las dudas”, coincidieron en señalar varias fuentes de los incipientes proyectos político-electorales, desde los algo avanzados hasta los que recién se están empezando a juntar.

Se reitera que la definición de la mencionada bicameral no será vinculante y que la probable iniciativa deberá ser tratada luego en ambas cámaras de la Legislatura. Además, el proyecto sería “opcional” y un pedido para desdoblar debería tener la aprobación de cada Concejo Deliberante local.

“Varios de los intendentes todavía no dijeron nada sobre esto. No se vuelcan ni para un lado ni para otro, sobre todo porque creen que todavía no está en agenda y recién va a empezar a debatirse con seriedad en febrero. Para esa fecha puede haber un escenario político distinto”, explicó aquel de mil batallas y de roscas de las más diversas

“Pero pibe –volvió a dirigirse de esa manera- la real discusión es que en Cambiemos analizan la conveniencia o no de que María Eugenia Vidal desdoble por decreto la elección provincial, separándola de la nacional. Todo está por verse. Pero que se vayan preparando”, cerró diciendo, con el consiguiente “felices fiestas”.

Comentarios

comentario/s