“Negri” es quien coordina el comedor Mateo desde hace muchísimo años. La luchadora social comenzó con la ayuda para los más necesitados desde muy pequeña. “Comencé con la solidaridad a los 17 años y tengo 72, hace 55 que dedico prácticamente mi vida a los que menos tienen. Cuando empecé estaba en reunión de jóvenes en una iglesia y me llamaron para ir a ayudar a un hospital y ahí me ofrecí a colaborar y nunca más paré”.

Hace 20 años, Negri junto a Daniel Ferrer crearon el “comedor Mateo”. “En aquel momento muchas madres nos contaban que no tenía que darles de comer a sus hijos, entonces decidimos comenzar con un comedor que abría sábados y domingo. Teníamos un local en la 86 y 63 y en poco tiempo nos quedó chico. Un tiempo más tarde conseguimos el lugar donde estamos ahora y el comedor pasó a llamarse Centro Comunitario Mateo”.

La gente más necesitada no solo se acerca en búsqueda de alimentos. Allí hay ropa, cosas de cocina y de ortopedia. También en cada comienzo del ciclo lectiva entregan equipos completos de colegio y de jardín. “Por suerte tenemos mucha gente que nos ayuda y nos dona alimentos. Las panaderías La Paz, Atlántico y Pleamar nos entregan pan y facturas. También contamos con el apoyo de la carnicería El colo, quien nos entrega carne”.

En el centro comunitario también se ofrecer talleres y cursos profesionales para preparar a la gente en diferentes oficios. Entre los cursos más importantes, se encuentran: jardinería, costura, peluquería y cocina. “Hemos hecho de todo para que a la gente se le abra un porvenir. Queremos enseñarles que con educación y respeto se pueden conseguir muchas cosas. No tenemos límites, no prometemos nada pero nos ocupamos muchísimo”.

Negri rescató el valor humano de todas las personas que la acompañan desde hace año en este trabajo solidario. “Tenemos un grupo maravilloso, nadie cobra nada y todos lo hacen con total vocación. Sino trabajáramos en equipo nada de esto sería posible, estoy orgullosa de mi gente”.

El Centro Comunitario Mateo realiza diferente tipo de actividades para juntar dinero para comprar alimentos. Una de ellos es el “Baratillo” donde la gente puede ir a comprar una gran variedad de productos. “Aquí vendemos de todo, ropa, cosas de cocina, juguetes y electrodomésticos. Todo en excelente estado”, concluyó Negri.

Comentarios

comentario/s