Como consecuencia del proceso de cobro dispuesto por la Municipalidad de Necochea de la gabela que fue dada de baja a fines de 2017. Marcada preocupación del sector que opera en Puerto Quequén ante la postura de la comuna. Considera que la tasa que se creó en 2015 -con la finalidad de mantener transitables y en condiciones las calles de la ciudad de Quequén- sería “ilegal e inconstitucional”. La recaudación que pueda llegarse a producir sería para el Ejecutivo local de uso de “libre disponibilidad”, o sea la podría destinar a fines diversos. Una de las firmas hizo un pago este pasado jueves 12 de septiembre, y trascendió que el abono rondaría una cifra superior a los 18.000 pesos

Mientras la Municipalidad de Necochea informó este viernes 13 de septiembre que una de las 28 firmas que operan en Puerto Quequén efectivó este pasado jueves 12 el pago de una cifra superior, según trascendió, a los 18.000 pesos, respondiendo al reclamo de hacer frente a la hoy inexistente y vulgarmente conocida “tasa portuaria”, cuya certera denominación fue, hasta ser dada de baja a fines de 2017, como “Tasa Única por Mantenimiento Extraordinaria de las Arterias Viales”, los operadores que actúan en la estación marítima local se habrían anoticiado de que 3 de aquellas empresas, incluidas en la lista de presuntos deudores, consecuencia de los juicios ejecutivos y de los embargos preventivos otorgados por la Justicia a requerimiento de la comuna, “no podrían hacer frente la semana que viene, desde el lunes próximo -por este 16 de septiembre- , con el pago de por ejemplo los salarios a los trabajadores y de otros compromisos”.

El acentuado malestar de los hombres de negocios relacionados a Puerto Quequén se mantiene desde hace más de una semana. Fue cuando el Departamento Ejecutivo local puso en marcha este proceso de cobranza.

Y es de expresarse en silencio al momento de ser requerido sobre este debatido asunto, a la espera, incluso, del análisis que está a cargo de abogados y de la posible actuación que pueda llevarse a cabo contra el accionar de la Municipalidad de Necochea, en este caso contra funcionarios del DE.

Algo de esto último se conoció cuando el Centro de Exportadores de Cereales se manifestó mediante una nota titulada “Los exportadores rechazaron embargos contra las terminales portuarias e inician demanda contra las autoridades municipales de Necochea”, postura refrendada públicamente por el presidente de aquella institución, quien además encabeza la Cámara de la Industria Aceitera, Gustavo Idígoras.,

Idígoras reafirmó que las firmas privadas empezaron a recibir notificaciones judiciales ante el pedido municipal de embargar sus cuentas, considerándolas morosas. El sector habla de que “el reclamo total podría rondar los 440.000.000 de pesos”, actualizando el monto a estos días de fines de invierno, entre capital e intereses.

Dijo el presidente del CEC y de la Cámara de la Industria Aceitera que “no son (firmas) multinacionales sino empresas de Necochea y Quequén que dan empleo desde hace décadas. La solicitud de la Intendencia básicamente pasa por embargar todas las cuentas, impedir pagar salarios y servicios, e impedir operar por Puerto Quequén”, pronosticando que los negocios de la estación marítima podrían verse resentidos y hasta modificar su circuito de actividades, derivando operaciones hacia Bahía Blanca.

Trascendió que, tras la decisión, que tiene un costado político y que se desarrolla a pocas semanas de votarse para renovar autoridades municipales, de darle vía en avanzar con estos embargos preventivos, funcionarios del Ejecutivo habrían tomado contacto con empresarios que hacen a este tema, “para ver cómo solucionar la cuestión”, dijo una fuente en estricta reserva, algo que se habría producido tanto el viernes 6 como el sábado 7 de septiembre, confirmaron otras voces.

Más aún: cuando el sector empresarial visitó semanas atrás nuestra ciudad y selló el compromiso de disponer de recursos para lo que será la inversión para reconstruir el Puente Ezcurra, moción que surgió consecuencia de gestiones promovidas desde el Consorcio de Gestión del Puerto de Quequén, cuyo presidente, doctor Arturo Rojas, competirá el 27 de octubre venidero por la Intendencia de Necochea entre otros frente al actual jefe comunal, una alta autoridad municipal habría cambiado llamadas por teléfono con representantes del mundo privado, molesta aquella por esta circunstancia.

“Me parece que lo tienen grabado y si lo escucha un abogado por ahí podría llegarse incluso a realizarse una denuncia”, expresó una fuente que sabe del tenor de la charla, de su contenido y que solicitó reserva.

Un par de concejales, atentos al debate abierto al respecto sobre la cobranza de la ya desaparecida tasa portuaria, especularon que “por ahí terminan arreglando -DE y empresas- sobre la base de lo que estaba aparentemente conversado para dirimir el tema, sin nuestra presencia, o sea de ediles, realizando el sector un aporte que es algo público.

Quien te dice -coincidieron en apuntar- que se pueda solucionar por fuera de la actuación judicial”.

Tanto en ámbitos del HCD como en aquel mundo empresario prestan atención a los honorarios de los profesionales que estarán prestando sus servicios en este sensible tópico. Comparten la presunción de que “rondaría en una suma superior a los 20.000.000 de pesos”.

Gustavo Idígoras en una nota realizada por este periodista validó que el sector consideró y aún entiende que la aplicación de la tasa creada en 2015 y que desapareció a fines de 2017, cuando se trataron los números municipales de 2018, sería “ilegal e inconstitucional”. Ofreció información al respecto, con fallos que así lo señalarían.
Declaró asimismo que se habría estado conversando en este lapso, desde la caducidad de la gabela y hasta fines del año pasado, con las autoridades municipales para zanjar el diferendo, sin llegar a la instancia en que se encuentra la discusión.

Idígoras dijo que “dialogamos para hacer un aporte solidario y reemplazar esa supuesta deuda. Nos pusimos de acuerdo, pero lamentablemente por situaciones ajenas a nuestra comprensión la Intendencia decidió no aceptar ese dinero. La verdad que esto nos desconcierta notablemente y estamos consternados por esta decisión del municipio”.

Este sector argumenta lo señalado por el empresario, pero las autoridades del DE repiten como un coro de ángeles que “nunca hubo acuerdo. Hemos viajado y conversado, pero nunca se llegó a un entendimiento”.

Se recuerda que, ante la ausencia de una ordenanza que así lo señala con claridad, el espíritu por el cual se creó esta gabela fue que los fondos que llegaran a lograrse se destinaran al mantenimiento de las calles y arterias lindantes a Puerto Quequén, habilitadas en la ciudad de Quequén.

Hoy la recaudación que pueda lograrse, si es que se cobran estos montos millonarios, se considera de “libre disponibilidad”, o sea que el Ejecutivo comunal puede disponer de estos recursos para cualquier otra meta o decisión que la pretendida por aquellos legisladores comunales de 2015.

Mientras la presente semana hábil fue corriendo, a la par del pago en cuotas de los salarios de los trabajadores municipales -este viernes 13 de septiembre se volvió a depositar lo que podría ser la “cuarta” de estas cuotas, pero no se canceló la totalidad de las remuneraciones del pasado mes de agosto-, y frente a múltiples carencias de insumos que presentaría el servicio público de salud, se ha venido presenciando el debate abierto entre el oficialismo y sectores de la oposición política en Necochea preocupados éstos sobre la calidad del reclamo, circunstancia que mereció la ausencia de información precisa de parte de funcionarios del Ejecutivo hacia los ediles que vienen pidiendo -algo que les asiste- conocer más detalles sobre este accionar judicial.

Y es en este contexto en que la comuna de Necochea dio cuenta en la presente jornada sobre la novedad de que una firma hizo frente a este compromiso. Lo señaló en una nota publicada en la página oficial del DE, bajo el título: “Tasa portuaria: confirmando el reclamo del municipio, una empresa ya efectivizó su pago”.

El resto del informe comunal publica conceptos vertidos por el titular del área de Legal y Técnica del DE, doctor Marcos Migdal: “Lo que hizo esta empresa (la que abonó aquel monto superior a los 18.000 pesos) es estar a derecho. Las otras ejecutadas judicialmente tendrán que seguir el mismo camino, pero cada una va a definir cuál será su estrategia procesal”.

El testimonio municipal puntualiza, además, que “marcando un importante antecedente y de acuerdo al fallo judicial que dispuso trabar embargo sobre las cuentas de aquellas empresas agroexportadoras (se recuerda que las firmas tienen nombre propio y son todas empresas locales) que omitieron cumplir con la tasa portuaria en forma voluntaria, esta mañana (por este viernes 13) se conoció que el municipio recibió el primer pago de una de las firmas intimadas, lo que no hace más que confirmar como válido el reclamo insistente por parte de la comuna”.

“En el marco de los pleitos que se están siguiendo, y tornándose pública la noticia de que se habían hecho embargos en cuentas judiciales, algunas empresas han pedido liquidaciones y ya hemos tenido el pago de una de ellas”, añadió Migdal.

Y expresó seguidamente que este desembolso “se produjo en el día de ayer -por este jueves 12-, mientras que hoy nos enviaron los comprobantes de pago de lo que se había liquidado con la tasa portuaria”.

“Este es el primer reconocimiento que asiste en razón al municipio en cuanto”, argumentó el funcionario de la administración del intendente Facundo López, “aunque no quiso dar mayores detalles sobre el monto percibido y la identidad de la firma porque hay que respetar el secreto fiscal de la empresa y, después, porque tenemos otras medidas cautelares que se están trabando”.

Finalmente vale repetir las palabras de Gustavo Idígoras: “Estamos analizando iniciar una demanda por diferentes actitudes que van desde incumplimiento de los deberes de funcionario público y otras que no pueden hacerse públicas. Creemos que este tipo de medidas no pueden afectar el trabajo y le estamos solicitando al municipio que rápidamente rectifique esta medida porque lo único que van a generar es la imposibilidad de seguir trabajando” algo que preocupa a quienes tienen actividad en Puerto Quequén.

Comentarios

comentario/s