A partir de la denuncia del robo de un auto el 17 de mayo pasado, efectivos de la DDI Necochea realizaron tres allanamientos en dos viviendas y un taller mecánico donde se desarmaban, ofrecían y vendían repuestos del vehículo en un grupo de Facebook destinado a la compra y venta.

En el marco de la investigación la DDI detectó que al menos tres personas se dedicaban al desarme y venta de los repuestos del vehículo en un grupo de Facebook destinado a la compra y venta de vehículos y accesorios.

El personal policial se puso en contacto con uno de los vendedores y, simulando ser compradores, lograron ubicar los domicilios: dos en la zona del Río Quequén y otro en cercanías del hipermercado Toledo, lugares donde tres hombres fueron imputados, al tiempo que se secuestraron varias autopartes.

Según fuentes policiales, lo secuestrado pertenece a un Volkswagen Gol que fue robado el 17 de mayo a una mujer de 42 años en 521 y 576. Luego de la denuncia, los policías contactaron a vendedores de un grupo de Facebook y preguntaron por una puerta de un auto.

Así, pactaron una entrevista con uno de los sospechosos y simultáneamente concurrieron con las órdenes de allanamiento de la fiscal Silvia Gabriele, titular de la UFI Nº 2. En los domicilios fueron identificados los vendedores, de 57, 26 y 28 años, a quienes se les abrió una causa por «encubrimiento agravado por ánimo de lucro e infracción a la Ley 25761 (ley de desarmaderos)».

También secuestraron autopartes varias de otros rodados que estaban en el lugar. Los allanamientos tuvieron lugar en horas de la tarde de este viernes, y participaron personal de la Dirección de Control Urbano de la Municipalidad de Necochea quienes constataron que el taller era ilegal y lo clausuraron.

Se logró el secuestro de la cedula verde del vehículo, que ya estaba totalmente desmantelado y preparado para su comercialización en un galpón del mismo domicilio y parte en otro de los allanados. Fue importante para la investigación la tarea de inteligencia realizada por el personal policial que se prolongó por el término de un mes. “De otra forma es muy difícil dar con quienes comercializan de manera ilegal y por medio de redes sociales distintos artículos», sostuvo una fuente vinculada a la investigación.

Comentarios

comentario/s