Este Viernes 12 de Octubre se realizará una nueva función de “Viernes de Cine“ en el Centro Cultural de Necochea.

Dos años después de “Perez” (intenso drama sobre la mafia napolitana), Edoardo De Angelis, director nacido en la Campania, regresa al Festival de Venecia y a las pantallas con una historia de simbiosis y separación, protagonizada por dos gemelas siamesas que descubren que pueden dividirse.

“Indivisibili”, filmada en Castel Volturno, Nápoles; se llevó tres premios de Venecia y ganó el David di Donatello a Mejor Guión, Mejor Actriz de Reparto (Antonia Truppo) y Mejor Música.

A las 20.00 hs: Cortometrajes.

Una variada selección de cortos de distintas nacionalidades y temáticas. De famosos directores y de realizadores que dan sus primeros pasos tras las cámaras. Ficción, documental, animación. Media hora dedicada a los mejores cortometrajes.

A las 20.30 hs:

INDIVISIBILI  (“Indivisible”, Italia 2016) de Edoardo De Angelis.

 Dasy y Viola (Angela y Maria Fontana, gemelas pero no siamesas), caminan abrazadas una a la otra, comparten vestidos y sensaciones, están siempre juntas porque dividirse para ellas no es realmente posible. Pero, a los 18 años descubren que es posible dividirse.

En Castel Volturno, las dos hermanas son estrellas locales y mantienen, cantando en bodas, a toda la familia. Todo el mundo las requiere por su particularidad, se piensa que dan suerte, como si fueran criaturas sagradas.

Oscilando entre realismo y visión, belleza y fealdad, entre religión y superstición; un filme como Indivisibili no hubiera sido posible sin una fantástica pareja protagonista, y las hermanas Fontana son un gran descubrimiento: excepcionalmente expresivas, naturales, bellas y con voces hermosas.

Edoardo De Angelis cuenta: “Quería hacer una película sobre la separación y el dolor que conlleva. La idea central de la película es que, para crecer, hay que hacerse daño, herirse, cortarse. Dos gemelas siamesas eran perfectas para dar cuenta de este sentimiento, con el fin de que no se limitase a una cuestión intelectual sino que se sintiera físicamente el dolor de crecer”.

El director nos explica. “El equilibrio entre la atracción y la repulsión es una suerte de guía estética para mí. Cuando mi co-guionista Nicola Guaglianone me contó la historia, la dejé de lado porque no quería hacer una película de monstruos. Luego pasó que volví a ver Freaks, de Tod Browning, donde están Dasy y Violet Hilton, dos chicas muy guapas con una biografía similar a Dasy y Viola (que toman el nombre de ahí), y viendo algunos retratos suyos de principios del siglo pasado, me parecieron hermosas. Allí entendí que podía contar la historia con dos chicas que padecen una pérdida al tiempo que no están privadas de su belleza. Esta atracción/repulsión me impulsó a hacer la película.”

Comentarios

comentario/s