Así lo denunció la Federación Panaderil de la Provincia de Buenos Aires.

El horno no está para bollos: este año ya cerraron 300 panaderías en la Provincia. Las entidades del sector aseguran que, con estos números, se está en presencia de una
emergencia nacional. Denuncian el incremento de los costos de producción, los tarifazos y
la caída brusca del consumo.

El titular de la antidad, Emilio Majori, señaló que “con estos número estamos ante una
emergencia nacional, están destruyendo el aparato productivo”.

Según las entidades del sector, el costo de la bolsa de harina de trigo en marzo de 2018 era de $350, mientras que en abril de este año el precio de la misma materia prima se ubica en los 850 pesos.

“Los costos de producción son cada vez más elevados, los impuestos son muy altos y a esto se suma el alto grado de informalidad que atraviesan las panaderías y la caída del consumo en el sector”, añadió Majori.

En tanto, desde la Federación Argentina de Industrias de Pan (Faipa), recordaron que este año se decretó la emergencia nacional para el sector, luego de que mil comercios
bajaran sus persianas en el 2018.

Comentarios

comentario/s